REDUCCIONES EN EL IMPUESTO DE SUCESIONES EN VIZCAYA

Uno de los requisitos indispensables para proceder a la aceptación y adjudicación de una herencia tras el fallecimiento de un familiar, es cumplir las obligaciones tributarias que correspondan, entre las que destaca el Impuesto sobre Sucesiones y Donaciones. Por norma general, se tributará en función del valor de la masa hereditaria, esto es, el valor de los bienes que integran el patrimonio del difunto, por lo que las alarmas pueden saltar cuando ese patrimonio lo integran varios inmuebles o activos de alto valor. Sin embargo, muchos desconocen que existen reducciones en el impuesto y que en numerosas ocasiones suponen que la cuota será cero. En otras palabras, no existirá importe que pagar en Hacienda. No obstante, la presentación del modelo tributario sí es obligatorio.

En este caso, procederemos a explicar las reducciones más comunes aplicables en base la normativa vizcaína, esto es, aplicable a las sucesiones en las que el causante tuviera su residencia habitual en dicho territorio histórico.

En primer lugar, destacan las reducciones por parentesco:

GRUPO I 400.000 €
GRUPO II 40.000 €
GRUPO III 20.000 €
GRUPO IV  

 

 

  • Parientes dentro del Grupo I: cónyuge o pareja de hecho, descendientes o ascendientes en línea recta por consanguinidad o adoptantes o adoptados.
  • Parientes dentro del Grupo II: colaterales de segundo grado por consanguinidad.
  • Parientes dentro del Grupo III: colaterales de tercer grado por consanguinidad, ascendientes y descendientes por afinidad, incluidos los resultantes de la constitución de una pareja de hecho.
  • Parientes dentro del Grupo IV: colaterales de cuarto grado, colaterales de segundo y tercer grado por afinidad, grados más distantes y extraños.

En segundo lugar, se establece una reducción por discapacidad o en situación de dependencia de 100.000 euros adicionales a la reducción de parentesco anterior. En este sentido, se consideran personas discapacitadas o en situación de dependencia aquellos a quienes la normativa sobre IRPF reconoce ese derecho, esto es, aquellos que tienen reconocida por Diputación Foral de Vizcaya un grado de discapacidad superior al 33%.

Y en tercer lugar, la relacionada con la vivienda habitual. En este punto, el artículo 44 dispone que la adquisición lucrativa «inter vivos» o «mortis causa» del pleno dominio, del usufructo, la nuda propiedad, del derecho de superficie, o del derecho de uso y habitación de la vivienda en la que el adquirente hubiese convivido con el transmitente durante los dos años anteriores a la transmisión, gozará de una reducción del 95 por 100 en la base imponible del Impuesto, con el límite máximo de reducción de 215.000 euros.

Esta disposición debe interpretarse en el sentido de que de la valoración económica del derecho adquirido se reduce en el 95% para su integración a la base, con un máximo de 215.000 euros. Es decir, si lo que se adquiere es la plena propiedad de la vivienda habitual, el valor del inmueble se reducirá en 95%; si por el contrario el derecho adquirido es el usufructo, se reducirá el 95% del valor de dicho usufructo.

En consecuencia, es un dato de gran importancia que haya existido convivencia entre el causante y alguno de los herederos, pudiendo acreditarse dicha circunstancia mediante un certificado de convivencia y el empadronamiento de ambos.

A modo de que la comprensión de lo anterior sea más ágil, procedemos a analizar un supuesto práctico:

En un matrimonio con tres hijos, uno de ellos con una discapacidad reconocida del 45%, fallece el padre habiendo otorgado testamento en el que instituye herederos a partes iguales a sus tres hijos y conformando un usufructo universal a favor de la viuda. En el patrimonio del causante se integran: una vivienda titularidad únicamente del causante en la que el matrimonio ha vivido desde hace 10 años y cuya valoración es de 150.000 euros; otra vivienda de carácter ganancial valorada en 110.000 euros; una cuenta bancaria de carácter ganancial con saldo de 12.000 euros; y otra cuenta de carácter privativo del causante con un saldo de 30.000 euros.

La masa hereditaria del causante, suponiendo que no haya gastos deducibles, asciende a:

180.000 euros por los bienes privativos

61.000 euros por los bienes gananciales (55.000 vivienda + 6.000 cuenta bancaria; los restantes 61.000 euros pasan a ser propiedad de la viuda por la liquidación de la sociedad conyugal)

TOTAL: 241.000 euros

Procedamos al cálculo del valor correspondiente a cada heredero a partes iguales:

HIJO 1: 80.333

HIJO 2: 80.333

HIJO 3: 80.333

VIUDA: Usufructo

Valor económico del usufructo universal siendo la edad de la viuda 70 años será del 19%.

45.790

Veamos ahora como se aplican las reducciones:

Dos de los hijos, al no tener discapacidad reconocida, serán beneficiarios de la reducción por parentesco en Grado I, esto es, la base imponible se reducirá, a cada uno, en 400.000 euros.

 

80.333 – 400.000 = -319.667

 

No pudiendo ser la base liquidable negativa, será 0. En consecuencia, el importe a abonar por el impuesto de sucesiones será igualmente de 0.

 

El hijo con la discapacidad reconocida del 45%, además de la reducción de parentesco por Grado I de 400.000 euros, gozará de la reducción por discapacidad de 100.000 euros.

80.333 – 400.000 – 100.000 = -419.667

No pudiendo ser la base liquidable negativa, será 0. En consecuencia, el importe a abonar por el impuesto de sucesiones será igualmente de 0.

 

En cuanto a la viuda, al haber convivido durante más de 2 años en la vivienda habitual con el causante y adquiriendo mediante la herencia el usufructo de dicha vivienda, del valor de dicho usufructo se descontará el 95%.

19% del valor del pleno dominio de la vivienda: 28.500

Reducción del 95% de dicho valor: 28.500 – 27.075 = 1.425

Resto del usufructo sin vivienda habitual:

Cuenta bancaria privativa:         5.700 (19% de 30.000)

Resto bienes gananciales:          11.590

TOTAL USUFRUCTO:      18.715

Reducción por parentesco de 400.000 euros por Grado I.

18.715 – 400.000 = -381.285

No pudiendo ser la base liquidable negativa, será 0. En consecuencia, el importe a abonar por el impuesto de sucesiones será igualmente de 0.

 

photo credit: DiariVeu – laveupv.com <a href=”http://www.flickr.com/photos/93060662@N03/28209721276″>GettyImages – pressupost</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by-nc-sa/2.0/”>(license)</a>

photo credit: r.nial.bradshaw <a href=”http://www.flickr.com/photos/33227787@N05/17657372853″>150521-spreadsheet-pencil-mechanical-eraser.jpg</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/”>(license)</a>

photo credit: investmentzen <a href=”http://www.flickr.com/photos/144551102@N07/28374128013″>Tax Deduction</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by/2.0/”>(license)</a>

photo credit: Bennilover <a href=”http://www.flickr.com/photos/75885098@N05/32971564375″>”Grow old along with me….”</a> via <a href=”http://photopin.com”>photopin</a> <a href=”https://creativecommons.org/licenses/by-nd/2.0/”>(license)</a>

 

 

By | 2017-06-30T18:49:27+00:00 20 marzo 2017|Impuestos y fiscalidad|0 Comments

About the Author:

Leave A Comment

*Requerido